martes, 13 de diciembre de 2016

Actualización

Good night my little souls: 

Primero:
El mes de diciembre en principio nos lo tomamos de vacaciones. Hasta después de Reyes. Y digo en principio porque no actualizaremos salvo que tengamos momentos de inspiración y nos de un siroco. 
Estas fechas no dispondremos de mucho tiempo y tal y bla bla bls.

Segundo:
Draven me ha confirmado que es compañera del Grinch. Yo también.

Y ya dejo de enumerar...

Últimamente solo escribo micro relatos porque bueno... porque sí. A veces siento el impulso de borrar todo lo que he ido publicando para empezar de cero. Como si eso pudiera cambiar la imagen de pésima escritora que confirmo cada semana. 

Ya actualizaremos deseandoos felices fiestas. Voy a volver a mis lecturas. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Calcetines en las sillas.

Todo comenzó poniendo calcetines en las patas de las sillas de la cocina. James soñó que de ellas salían garras y le perseguían por toda la casa. Al despertar, puso en marcha un plan para prevenir que eso sucediera. Cuando su abuelo le preguntó qué hacía, el niño de doce años respondió que les estaba protegiendo. No tuvo el valor de prohibirle hacer aquello notando la seriedad que cargaban sus palabras.
James no solo pensó en la protección. Si algo fallaba “el mejor escudo es el ataque” o algo así recordó haber escuchado en alguna película. Fue a la despensa de la casa, se subió en un taburete de plástico y arañó las estanterías de escayola. Su casa estaba reformada pero conservaba detalles que aún recordaban al diseño original. Arrastró con las manos los recipientes que necesitaba. Con cada movimiento su equilibrio peligraba pero su determinación era estable. Eso le daba fuerzas para no caer y guardarlo en su mochila.
Trepó a las primeras ramas del abeto de su jardín, se acomodó junto al tronco, sin peligro a caer, y sacó lo que llevaba colgado a su espalda. Llenó macarrones con granos molidos de café los cuales selló con un poco de celo y metió en una bolsita. Estiró la goma de su tirachinas comprobando que estaba perfectamente y esperó, vigilante, a que todo empezase.

Las horas pasaron y el pequeño se durmió. Abrió los ojos de nuevo en su habitación, con el pijama puesto. Un sueño dentro de otro sueño.

martes, 6 de diciembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Hoy otro micro relato: Kimu.
Sin releer, sin reescribir, improvisado... etc etc etc Si, con todos esos fallos que un escritor no debería cometer... Pero mi defensa siempre será que al menos cumplo el plazo de actualizar. Vale si, que mejor no hacerlo que publicar cosas así pero, otra vez en mi defensa, si no lo hago así no me obligo a escribir y lo acabaría dejando para siempre.

Además olvidé que es martes, de nuevo pedí que me dieran unas palabras y esto es lo que salió (Gracias a Senda por ellas).

Draven, guapa, preciosa, bonita... *latigazo* esclava.  Me ha dicho el Grinch que todo forma parte de vuestro plan para destruir la Navidad. Que estás noqueando a los Reyes Magos con esa sobrecarga de carbón para ti. He de reconocer que es buena idea pero.... ¡vuelve!

Y después de esta actualización de rigor decir que me encanta el libro de Seis de Cuervos (me considero megafan) y se lo recomiendo a todo el mundo y ya estoy leyendo Cazadores de Sombras: Orígenes.

See you.
.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Kimu

El pequeño Kimu saltaba de tejado en tejado silencioso y hábil. Cada día era impredecible. Se despertaba, comenzaba a caminar y que fuera lo que el destino quisiera. Las mañanas como esa, en las que estaba de buen humor, se deslizaba por las ventanas entre abiertas de los vecinos. En la primera echó un ojo y en cuanto vio el camino despejado se camufló entre las sombras de la cocina, deslizó la pata por la mesa y empujó la tostada hacia el borde. Con la otra patita dio otro toque y la tiró al suelo. La cogió con la boca y saltó de nuevo por la ventana. Desayunó en ese mismo tejado, con el sol mañanero calentándole el lomo.

Después de una pequeña siesta volvió a la aventura. Bajó hasta el suelo y se detuvo frente a un charco que había formado el riego de los jardines. Le gustaba pensar que su pelaje, anaranjado con líneas negras, era herencia de los felinos mayores. Bufó y se vio a sí mismo como un tigre rugiendo. Se sentía feliz y confiado. Corría por las calles, saltaba a los capos de los coches y a los árboles. Era su selva particular y su gran enemigo no eran los perros. Era el cactus de la señora Lorena. Se estrelló contra esa planta cuando intentó refugiarse en la casa de la anciana una tarde de tormenta. Desde ese día, aprovechaba cada oportunidad para buscar venganza. Cuando la mujer ventilaba la habitación y dejaba la ventana abierta, Kimu entraba y le asestaba pequeños zarpazos hasta que conseguía tirar al cactus de la maceta. No le importaba pincharse, luego se lamía sus heridas con el orgullo de haber ganado otra batalla. Siempre deseaba que fuera la última pero al día siguiente volvía verlo en su sitio. Las púas de su verde enemigo le desafiaban  y el pequeño felino no pensaba rendirse nunca.


Una más de sus aventuras que van sumando cada día.

martes, 29 de noviembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

En todas mis actualizaciones me disculpo por lo que escribo y claro está que hoy no iba a ser menos.
Hoy microrelato: Jaime.

Pedí que me dijeran cinco palabras e eimprovise en quinces minutos porque oplvidé que hoy es martes... Pero he cumplido y he subido algo hum. Y lo he escrito con Haku, mi cbhucho, ladrandome para que le hiciera caso y jugase con él. Ha saltado encima del portatil y ahora está tumbado sobre mis piernas mirandome y esperando a que me de por enterada.


En estos momentos estoy leyendo, Seis de Cuervos de Leigh Bardugo. Me está gustando mucho. También terminé de leer Las crónicas de Magnus Bane... cof cof cof... Oh my Cas and my Loki. Me encanta. Después continuaré con la saga de los Orígenes.

Draven, como ya es habitual, mensaje for you.  Estaba escribiendote y tu amigo Haku me ha lanzado su juguete y me ha borrado lo que tenía escrito... Os he pillado, le tienes como aliado para que no te castigue ¿verdad? Sé dónde vives...

Y ahora, vuelvo a mis quehaceres,. Dejo el link de mi instagram porque me da la gana hum...

See you.


*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Jaime

Jaime era conocido como un joven extravagante.  De niño siempre fue sociable e incluso era el típico estudiante a quien la profesora siempre ponía de ejemplo, “Deberíais estudiar como Jaime”. Eso no le ayudó a hacer amigo pero eso le daba igual.


Después, en la adolescencia todo cambió. De repente, una noche de invierno le vieron pasear bajo la lluvia con una taza en la mano. “          Estoy recogiendo las lágrimas de mi alma.” Respondía cuando los vecinos le preguntaron qué hacía. No sabían durante cuánto tiempo antes lo estaba haciendo.  Después, las noches de luna llena, se viera o no, subía al tejado de su casa a aullar como un lobo. La gente le llamaba loco a lo que él respondía riendo de tal manera que asustaba a quien osaba tildarle así. Después de un tiempo se acostumbraron a su conducta de tal manera que la primera luna llena que no hubo aullidos la gente se preocupó y salieron a buscarle. Cuando todos los vecinos se reunieron bajo el tejado de su casa, la taza que siempre llenaba de lluvia cayó. Al romperse salió tanta agua como si se hubiera roto un depósito y mientras los arrastraba a todos a quien sabe dónde se escuchó un lamentoso aullido de lobo.

martes, 22 de noviembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Debido a motivos personales hoy actualizo mucho antes de lo que suelo hacer.

El microrelato de hoy Otro día más, está inspirado en Pandora y por  esoel enlace directo lo pondré en esa sección del blog.

Draven, me han dicho los Reyes Magos que pienses un poco en los pobres camellos, con tanto carbón casi no pueden ni caminar.

Gracias por leernos. See you. 



*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Otro día más

Cada día al despertar algo dentro de mí se va quebrando como una capa de hielo al ser pisada y bajo ella solo hay una oscuridad helada que no me deja respirar. La superficie aparenta poder seguir soportando el peso de la vida. Falsa resistencia, quizás.

 Otro día más.
Nacen nuevas fisuras y las antiguas crecen.  Intento pegar en su sitio los pedazos que se desprenden pero ya no encajan. Un puzzle con las piezas cambiadas.
La ira resbala entre mis dedos y salpica las paredes. Las puertas que abro en mis muñecas para ayudarla a escapar no son suficientes.

El tiempo sigue avanzando y yo sigo atrapada. La desesperación brota en mis ojos y busco la manera de frenar la tormenta. Está en su naturaleza no ser controlada.

Y otro día más.

La misma historia pero con más carga. El vacío lleno de la nada.

martes, 15 de noviembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

 Hoy relato corto. He reescrito y todo ¿eh? Aunque no sea suficiente. 
Draven está trabajando duro. Volverá porque si no la perseguiré con un palo ardiendo.

Odio estar tan bloqueada, ni saber redactar y bla bla bla. La misma historia cada martes.  Por tanto, me voy a seguir con mis quehaceres de soberanía. Terminé de leer la saga de Los Instrumentos Mortales. Próximamente, comenzaré los otros libros de Cassandra Clare.

See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Apartamento blanco

Las gotas que escapaban del grifo se estrellaban contra el agua de la bañera. El eco resonaba en la oscuridad del apartamento. Nada se atrevía a romper el silencio. Ni los sonidos del fin de semana en la Calle Mayor de la ciudad, ni la pareja que vivía encima la cual, si el día tiene veinticuatro horas, quince se las pasaban discutiendo. El apartamento era sencillo; cocina abierta que se separaba del salón con una encimera. En el salón, una mesa camilla separaba el sofá de una televisión plana colgada de la pared. Junto a la ventana, con vistas a la calle, una mesa redonda con cuatro sillas. El baño era grande, con una amplia bañera protegida con una mampara para usarla a modo ducha. Era lo que más destacaba del baño ya que el resto, inodoro, lavabo, espejo y un pequeño armario eran de lo más simple. La habitación no rompía la estética del resto del lugar. Una cama doble con una mesita a cada lado y un armario empotrado. Nada adornaban las paredes blancas ni colgaba de los altos techos. Todo era blanco; los muebles, los electrodomésticos, los azulejos, las baldosas del suelo… Excepto el televisor que era negro, como una mancha en un lienzo.

Un grito desgarrador rompió la calma de la oscuridad. Las bombillas se encendieron lentamente como en una subida de tensión. El agua de la bañera empezó a vibrar y de ella emergió con lentitud una figura femenina y muy pálida. Si no fuera por el largo cabello negro que le colgaba podría haberse fundido con las paredes. No dejó de chillar mientras se levantaba y el pelo que ondeaba en el agua se le pegó en la piel, escurriendo por ella. La delgada figura arqueó la espalda, estiró los brazos y los retorció golpeándolos contra la mampara. Las bombillas explotaron, se recogió sobre sí misma, acuclillándose en la bañera, hundió el rostro en las rodillas y enmudeció.

Sus pies húmedos no sonaban como pisadas al caminar. Parecían el compás del agua al caerle gotas con lentitud, como si cada paso simulara el efecto de las ondas. Con cada paso se medio inclinaba con gesto curioso. Exploraba cada rincón de aquel lugar, era demasiado blanco incluso para estar a oscuras. El sonido de unas llaves en la cerradura hizo que saltara del rincón del pasillo al techo. Se agarró a la moldura, se pegó al techo tanto como pudo y observó en silencio como un búho en la noche.

-No esperaba que hubiera tanta gente.- Protestó un chico bajo toda la ropa de abrigo que llevaba puesta.

-Dijiste que me acompañarías sin quejarte a cambio de ver el partido de anoche.- Contestó la chica que entraba tras él.

-Creo que he pagado un precio demasiado alto por eso.

Rieron animosamente mientras se ayudaban mutuamente a desvestirse, dejando caer las bolsas que portaban al suelo.

-¿Sabes? Sabía que te quejarías y te preparé una sorpresa.

-¿Sí? Dime qué es. No soporto la intriga.

La chica arrastraba, entre besos y arrumacos, a su acompañante hacia el baño bajo la mirada curiosa del ente que seguía en el techo.

-Parece que se ha ido la luz…-Musitó ella.

-No importa.


La figura de largos cabellos negros se arrastró por el techo en silencio. Se dejó caer frente la puerta abierta del baño y cuando los inquilinos del apartamento la vieron sonrió. Una oscura y siniestra sonrisa bajo la cascada negra de su cabeza, visible en la oscuridad. La pareja chilló antes de verse arrastrados bajo el agua. El ser se abalanzó sobre ellos como un tsunami, ahogó sus gritos en el agua y desaparecieron. De nuevo, todo quedó en silencio. Oscuro silencio con el eco de las gotas sobre el agua.

martes, 8 de noviembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Había pensado subir el primer capítulo de un relato largo que estoy preparando peeeero, debido a que lo quiero hacer mendianamente bien. Preparar, escribir, reescribir, volver a reescribir y publicarlo con preocupación... No lo he hecho. Por tanto, otro capítulo corto de Leyendas. Los uso a modo de "escribo lo que me sale, no pienso solo escribo, ajam, ya me arrepentiré del resultado, perdona Draven por bajar la calidad del blog, etc" Y ese es otro motivo para no hacer lo mismo con el relato que estoy preparando. Un adelanto: Fantasía.

Y... ahora que ya he cumplido con la actualización, vuelvo a mis quehaceres.... Huyo de mis obligaciones para seguir leyendo los libros de Cazadores de Sombras de Cassandra Clare. See you.
.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: A la luz de las velas

Se dice, se habla, se cuenta que los días de tormenta no enciendas velas delante de un espejo si se va la luz. Algo complicado en la  antigüedad, cuando era el único recurso para iluminar las estancias incluso en las noches de verano. Si lo hacéis, es mejor que bajéis antes las persianas para que las luces eléctricas del temporal no entren en el hogar. Parece un sinsentido pero existe un motivo para ello. A medida que el tiempo ha pasado, y la gente dejó de creer y tener cuidado, pocas veces ha sucedido algo extraño. A parte, no es raro que en vez de candiles se usen linternas.
Si decidís no seguir mi advertencia o simplemente queréis probar si es real, hacedlo pero no me hago responsable de lo que os sucederá.
La leyenda comenzó cuando encontraron el Diario de Gregoria.
15 de Octubre de 1652

Juro que no miento ni ha sido un sueño. Estaba sola en casa, arreglándola para recibir a mi esposo cuando sucedió. El cielo se tornó negro y mi corazón latía más deprisa con cada trueno. En el salón tenemos un gran espejo y me sentí atraída por mi propio reflejo balo la luz del cirio. Un relámpago iluminó la habitación y poco después el ambiente fue sacudido con un gran trueno. Cerré los ojos con fuerza y al abrirlos, frente a mí, una sombra había sustituido mi reflejo. Me devolvía la mirada unos ojos blancos como perlas. Acerqué la vela al cristal y la silueta se parecía inclinarse ante ella. Se contorsionaba como un baile. Después me la acerqué a la cara, esperando encontrar mi imagen pero nada cambió. La silueta apoyó las manos en el cristal y sus golpes  se fundían con los del agua golpeando con fuerza en las ventanas. Salí corriendo y me encerré en la habitación. No sé cuándo me quedé dormida. Fue mi esposo quien me despertó. Me preguntó sobre el espejo roto. Se rió, dijo que lo habría roto por accidente y que la pesadilla fue por la preocupación. Ojalá así fuera. Tengo miedo. Modesto dice que me ve como siempre. Ojalá me esté volviendo loca pero lo que es cierto es que no me veo a mi cuando me miro en el espejo.


Tres días después de escribir esto, Gregoria desapareció. Hubo muchas teorías pero nunca se descubrió la verdad. Ahora bien, ¿vosotros que creéis que pasó? Yo ya he cumplido advirtiéndoos.

martes, 1 de noviembre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

No prometo el resultado, como siempre. Me ha dado mucha pereza reescribir pero no he querido esperar a otro día. Quería cumplir con la actualización de hoy.
Leyendas: Lluvia.

Buenooo, ya estamos en Noviembre, oh sweet November. Y no tengo mucho que decir. Estoy muy. MUY vaga.

Estoy enganchada a los libros de Cazadores de Sombras de Cassandra Clare. Shhhh ya sé que llego no sé cuantos años tarde, que Draven ya me los recomendó cuando publicaron el primer libro y que lo he tenido cogiendo polvo en la estantería. ¡Lo sé! Pero la parte positiva. Acumularlos es igual a que cuando termino uno ya tengo el siguiente a mano muahahahaha.
Y no, no veo la serie porque hasta que no lea los libros no la quiero ver. 

Querida Draven ya sabes que tengo planeado un hastag solo for you. Deberías saber que la única con el poder de esclavizarte soy yo pero los rebledes de tus jefes no acaban de pillarlo. Te seguimos esperando <3

Y ya, demasiadas cosas candys por hoy. Le saldrá caries a mi imagen para la dominación. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: Lluvia

Existe una historia sobre los días de lluvia. En los meses de frío cuando uno está bajo la protección y el calor del hogar, y las gotas de agua resbalan por el cristal de las ventanas, fuera, bajo la tormenta hay algo. Acechando o no, quizás peligroso. No depende de su existencia, si no de la tuya.

Para que lo entendáis mejor os contaré la historia de Sonia. Ella, al igual que vosotros, era una persona normal y única. Los de mi mundo os consideramos únicos por naturaleza. No hay dos personas iguales, dejando de lado la genética. Los días húmedos, el pelo caoba artificial de la chica se erizaba. Llegaba tarde a clase y casi olvidó coger un paraguas para el camino. Como todos lo que tienen prisa, no importaba lo que pasase alrededor, el único objetivo era llegar a tiempo. Con más urgencias los días que cae chaparrón. ¿Quién no se ha cruzado con alguna señora presuntuosa y protegida del agua, bajo los soportales y te ha obligado a ti, desnudo bajo el agua, empaparte y soportar encima sus molestos comentarios? En esas circunstancias  estaba Sonia. Nada importaba. Todo eran obstáculos e inclusos enemigos. Cuanto más cansada estaba más brusca se volvía contra con quienes le impedían el paso.

La chica creyó que viendo su carrera la gente debería adelantarse a sus movimientos, facilitar el paso y apartándose pera que no tuviera que perder tiempo en esquivarlos. Lo conseguía. No por consideración, más bien  por miedo a verse arroyados si no se apartaban. Sonia fingió no ver a la figura que tenía delante. La mitad de su cuerpo estaba tapado por el paraguas con el que se cubría. Sus cabellos negros y lánguidos caían hasta por debajo de sus caderas. Golpeó con fuerza y ambas cayeron al asfalto mojado.

-Mira por dónde vas.- Gritó Sonia.

La pelirroja miró su reloj y se levantó, solo el fuerte agarre sobre su muñeca de una mano huesuda la frenó de echarse a correr de nuevo.

-¿Qué haces? ¡Suéltame!

Se escuchó un  gorjeo, como centenares de grillos llamando a sus posibles parejas. Provenía de la joven que aún seguía en el suelo, con el pelo cubriéndole el rostro como algas mojadas. Un escalofrío recorrió la espalda de Sonia desde la nuca hasta los pies. Tiró con fuerza para asirse del agarre y corrió, dejando en el suelo al obstáculo de su carrera ante la mirada del resto de transeúntes. Ni si quiera recogió su propio paraguas.

Consiguió llegar a tiempo a sus clases. Por suerte su asiento estaba al lado del radiador a cual se pegó hasta entrar en calor y dejar de sentir la humedad en los huesos. Como cada día todo transcurrió con normalidad. Agradeció que escampara a la hora de volver a casa.

Cuando llegó a su hogar se quedó sin palabra al ver su paraguas allí. Le preguntó a su madre y esta se encogió de hombros como si no supiera de que le hablaba. Sonia dudó de sí misma y pensó que quizás cogió otro paraguas por error al salir y de ser así, que compraría otro a quien le faltara.” Total, solo es un paraguas.” Pensó.

Sus padres dormían, la tormenta golpeaba desde el exterior perturbando el sueño de la muchacha. Las ramas de los árboles del jardín se reflejaban en las paredes de su habitación con cada relámpago, como una mano huesuda arañando en silencio el cristal.  Más truenos, el viento golpeando las ventanas y el gorjeo de unos grillos acompañaron el latido cada vez más acelerado de Sonia.


Apenas durmió tres horas cuando el despertador le recordó que debía levantarse para ir a clases. El día se le hizo largo y pesado. Al llegar a casa no comió, se dejó caer sobre la cama y durmió. Se despertó gritando, sacudiéndose el pelo y el cuerpo. Sudaba y tenía frío. Había anochecido y nadie había regresado aún a casa. Fue a preparar la ducha cuando empezó a tronar fuera. Se fue la luz y la casa quedó a oscuras salvo por los relámpagos intermitentes. De nuevo ese sonido. Se le puso los pelos de punta al recordar dónde fue la primera vez que escuchó algo similar. Sonia se sacudió la cabeza negando para sí misma que no era posible. Por el rabillo del ojo vio algo moverse y al girar se encontró con en el paraguas abierto. Escurría agua por dentro y por fuera. Lo alzó para cerrarlo y en su interior miles de ojos se abrieron y parpadearon en compas con aquel ruido que le helaba la sangre. Apenas pudo chillar de terror cuando el paraguas se cerró en ella. Sus gritos se ahogaron a medida que era engullida hasta que se quedó todo el silencio. Un silencio roto por la tormenta y el ruido del paraguas rodar en el suelo. 

martes, 25 de octubre de 2016

Actualización

To my stars into the dark:

Uffff hoy no es que estuviera en hoja en blanco… ¡Tenía toda una biblioteca!
Me cuesta bastante encontrar la voz del narrador. En mi mente hay una lucha entre “quiero que parezca…” contra “el texto pide…” Y eso ignorando el resto de luchas simultáneas que hay sobre distintos temas. Sí, mi cabeza es un completo y agonizante caos.

Como ya he escrito en otras ocasiones, tengo mucho problemas y falta de talento para escribir pero ¡Eh! Como repito en cada actualización, para esto uso el blog. Obligarme a escribir, reescribir,  practicar y quien sabe, puede que incluso mejorar.

El capítulo de hoy: Leyendas: Jazmín.

Voy a crear la etiqueta “Mensajes para Draven” así cuando pueda, leerá las amenazas de… mensajitos cutes and sweets que dejo. O una sección única y exclusivamente para eso jujuju. Miss you.

Y como ya es costumbre, me voy a mis quehaceres para dominaros a todos. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: Jazmín

Cuando vives en un pueblo, sentir olores repentinos de diferentes orígenes no es raro. De alguna manera estar acostumbrado a ello te da cierta protección. Pero cuando no es así, corres mayor peligro de ser atrapado. No es inesperado escuchar en las noticias desapariciones. La cobertura no llega a todos los rincones y menos en la naturaleza sobrenatural. Ya sea haciendo senderismo, trekking o un simple paseo por el campo, debes tener cuidado.

Un día como hoy, o como el que fue ayer o como el que será mañana. Un día en que la lluvia ha dejado paso a un sol tímido. O una tarde en la que el viento te regala un momento de placer para que olvides el calor. O puede ser una noche de verano en la que os apetece dar un paseo bajo las estrellas. Cuando menos te lo esperes ahí estará. El aroma a jazmín.

Primero lo notarás leve y sentirás un escalofrío en la nuca. A cada paso que des, el olor se intensificará. Escanearás tu alrededor con la mirada perdida sin saber que buscas.  Seguirás adelante. Un cosquilleo en tus oídos bajará por tu espalda junto con la necesidad de rozar tus labios. Oirás crujir la tierra bajo tus pies, que junto con tu respiración, serán los únicos sonidos que percibas.  El abrazo de la fragancia te robará los restos de conciencia que te queden y seguirás. Seguirás adelante. Tropezar con pequeñas ramas no te frenará.  Apretarás la lengua contra el paladar creyendo que eso va a alargar tu deleite. Tus manos arañarán la corteza  de los árboles. Tus pertenencias te resultarás molestas e irás deshaciéndote de todo lo que lleves encima. Mochila, ropa, calzado... Pronto esas miguitas de pan se quedarán muy atrás. No sentirás dolor, sólo anhelo y una inevitable ansia por grabarlo en tu piel. Tus pasos serán húmedos. Dejarás marcas de sangre en todo lo que toques y el olor a jazmín aumentará. Te sentirás abrazado, creerás que estás besando sus pétalos y reirás. Por fin lo habrás conseguido. Estarás rodeado por las flores y la sombra de los árboles. No podrás distinguir si es de día o de noche. Tus carcajadas flotarán en el aire junto con una risa aterciopelada. Disfrutarás del gozo del momento tumbado sobre las plantas y ahí es dónde te ahogarás en tu propio placer. La tierra obtendrá su regalo prometido y te engullirá.


Y fin. Nadie, jamás, volverá a saber de ti. Serás una flor más en el jardín de Jazmín. 

martes, 18 de octubre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Escribí el relato de "Leyendas: Zapatillas" con Haku, el perro de la familia, ladrándome para que le hiciera caso. Por tanto, como excusa del resultado le echaré la culpa a él.

Draven os manda besos. Ella es así de cariñosa. Como chivatazo os diré que está planeando un nuevo proyecto. Estoy deseando leer más de ella. ¡A quien vamos a engañar! Es quien le da nivel al blog por tanto, mientras siga missing, mis ascuas apenas dan lumbre para calentar esto.

Y como va siendo habitual, me voy a monear por instagram, luego blogs y luego a los quehaceres de dominación.

                        See you


*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin


Leyendas: Zapatillas

A veces las leyendas tienen el origen más tonto que te puedas imaginar. O es tan básico que nadie hubiera creído que es real. Seguramente esto también influyó para que dejaran de ser temidas.

No juegues con zapatillas a las cinco de la tarde.

No me sorprende que nadie crea esta historia o sea objeto de burla. En los tiempos que corren es difícil que alguien se fíe de esta advertencia como tal. Los niños van al parque y juegan, los padres les vigilan o se unen a ellos. Prohibir su uso a una hora específica es imposible. Mucho menos cuando el aviso se toma por broma.

Daniel era un niño muy tranquilo. Su madre presumía ante otras de lo obediente que era y los halagos que siempre recibía de sus profesores. Lo que no contaba era las burlas que su pequeño de diez años recibía. Estaba cegada por las apariencias y definía la soledad de su hijo como la superioridad de disfrutar del lugar. “Un niño fuerte no se queja.” “Un niño debe aprender a ser hombre.” “Un niño bueno siempre obedece.” Y un largo etcétera de reglas insanas que no ayudaron al pequeño.

Como cada tarde, Daniel se sentó en el columpio más apartado mientras su madre hablaba  en la distancia con el resto de mujeres. Miraba fijamente sus zapatillas y recordó las palabras de su madre: “Nunca juegues con los cordones desatados.” El chirrido de los columpios se mezclaba con los gritos de juegos de los demás. Les miró fijamente y se imaginó formar parte de ellos como un igual.

-Eh rarito.

Se encontró con la mirada de los tres niños que siempre se burlaban de él.

-¿Quieres jugar con nosotros?

Daniel, que nunca tuvo maldad, creyó que por fin iba a tener amigos y asintió entusiasmado.

-Entonces ve a por el balón. Se ha ido al otro lado de la calle, ¿lo ves?

El pequeño asintió de nuevo y corrió hacia allí. Lo veía claramente, en medio del pequeño jardín frente a la iglesia. Estaba emocionado por formar parte del juego. Daniel, que siempre hacia todo correctamente, olvidó las reglas que siempre seguía y no miró antes de cruzar. Se pisó los cordones de las zapatillas al tiempo que pasaba un coche. El frenazo terminó con un golpe seco que dio paso a los gritos de pánico de los testigos. Una de sus zapatillas cayó delante de él. Recordó una última vez las palabras de su madre mientras el reloj de la iglesia marcaba la hora de la merienda.


Pasó bastante tiempo antes de que el parque volviera a llenarse de vida tras lo que ocurrió. Todos olvidaron aquel terrible accidente salvo por un pequeño detalle. Todo aquel que jugase con los cordones desatados, sufría un pequeño accidente.

-Es cosa de Daniel.- Musitaban.-Lo dijo antes de morir:

“No juegues con zapatillas a las cinco de la tarde.”


martes, 11 de octubre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Esta vez inicio un relato de diferentes historias. Leyendas. Los capítulos serán relatos cortos y por eso están en dicha sección. Por otra parte, tengo una idea para un relato largo que quiero planificar bien antes de hacer nada porque ya sabemos cómo sería el resultado. ¿De que va? La idea me vino con un sueño... ¿Dónde está mi banda sonora de Disney?

Posiblemente estas actualizaciones sean charlas con mi concien… con uno de los bichitos de mi cabeza pero bueno, quien sabe, quizás hasta nos leais de casualidad.

DRAVEN los Reyes Magos dicen que te controles un poco, que con el cargamento de carbón que están acumulando para entregarte no saben si pasarán por aduanas.

Y como siempre me voy a mis quehaceres de dominación. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: Inicio

Hoy en día la gente ya no tiene miedo de las fantasma. Las leyendas urbanas han sido eclipsadas por los miedos sociales, las noticias, las guerras lejanas (cuando les salpican), los estereotipos y un millón de cosas más lejanas a lo sobrenatural. Los niños ya no se reúnen en corrillos bajo las estrellas de verano para contarse las nuevas historias de terror. No, ahora se reúnen allí donde pillan wiffi y no se miran a la cara. En realidad no importa mucho. Que ya no se trasmitan de boca en boca o sean objeto de broma no borra su existencia. Las leyendas siguen aquí, todas y cada una de ellas. Si, sufren modificaciones y son cuestionadas pero aquí están. Estos mitos tienen base real y siguen siendo causas de muertes actuales. Casos resueltos en falso o sin resolver, desapariciones, cambios bruscos y repentinos en personas junto con un largo etcétera. Si volvieran a creer, si no se volviera la espalda a la puerta de lo esotérico, el mundo tendría una visión más grande. Quizás piensen que viviendo así es vivir con menos miedo y si, puede ser verdad. Pero también es cierto que no lo ha hecho menos peligroso. Ahora la sociedad vive desprotegida de las amenazas ignoradas.

Bien, ya aclarado este asunto, o mejor dicho, dejando de lado un posible debate sobre lo expuesto, me declaro narrador de leyendas. Porque ¿cómo si no se llegan a trasmitir los hechos en los casos sin supervivientes? Siempre ha existido alguien conectado a otros mundos, esferas, llamémoslo X. No importa la cultura, raza, religión ni fecha. Otro punto aclarado y del que elijo ignorar las opiniones en contra de ello.


Demos paso a las historias. Recuperemos el miedo de saber lo que puede pasar si no miramos atrás cuando en la oscuridad notamos ese algo que no nos gusta nada.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Actualización

Buenas noches my Little souls:

Draven os manda saludos, besos y una pequeña súplica para que la ayudéis a escapar del sótano donde la tengo encerrada. Pobrecita… la oscuridad la confunde. No es un sótano….

Creo que me voy a decantar por seguir escribiendo relatos cortos. Me está sirviendo para practicar y no rallarme por como desarrollo la idea. Si, mal. Debería preocuparme por desarrollar mejor los relatos cortos pero en mi defensa diré que sí lo hago pero con más despreocupación… Y que hago lo que me da la gana muahahahaha

Bueno me voy a monear a instagram antes de volver a la tarea de cada día, ya sabéis, la dominación del mundo y tal.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

martes, 4 de octubre de 2016

Eileen

El sol del atardecer atravesaba la nube de polvo que levantó un tractor al pasar. Las uñas sobre las piedras del pastor alemán espantaron a los pocos pájaros que no alzaron el vuelo.  

-No sé por qué espero no encontrarte aquí cada día.- Comentó una voz femenina silenciando el crujido de las ramas por su peso.

-Y aun así, vienes cada día a encontrarme. Hola Eileen – Mostró una amplia sonrisa en su rostro pecoso.

-Hola Mael.- Respondió con timidez y escondió la cara entre las hojas de las ramas donde se apoyaban.

-No puedo evitarlo, -volvió la mirada hacia el camino de tierra- me gusta ver cómo trabajan los humanos. Los ancianos me contaron que antiguamente ellos también trabajaban manualmente.

- ¿Te gustaría formar parte de su mundo?

-No lo sé. Hay humanos interesantes. Nuestros mundos son diferentes. Si fuéramos parte de ellos lo llamaríamos culturas distintas. Podríamos intercambiar información y mezclarnos.

-¿Quieres mezclarte con ellos?

Mael no respondió. La rama crujió al colocarse de pie sobre ella y saltó a otro árbol.

-¡Sígueme Eileen!

Ella no protestó. Como si viera las  huellas de su amigo en el aire le siguió, apartando las hojas que caían como una lluvia otoñal. No dejó de pedir que le siguiera. Cada vez que escuchaba su nombre en los labios de Mael la piel de la joven hada se erizaba. Eileen imaginó lo que cada pálpito le gritaba, pero no fue más que una ilusión. Aquel romance que esperaba sólo fue una fantasía que terminó con las garras de su amor atravesándola el pecho.

-No llores Eileen, yo también quería tu corazón.


martes, 27 de septiembre de 2016

Actualización

Buenas noches my little souls:

Hoy me apetecía practicar con diálogo y el relato "Primer Paso" es eso. Breve. Me basé en lo que me anima a escribir.

Draven is coming...

Hoy no tengo más que añadir. Me voy a mis quehaceres de dominación mundial.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Primer paso

Un joven de rizos castaños estaba sentado bajo la sombra de los chopos. El viento pasaba las hojas del libro que tenía sobre las piernas.

-¿De nuevo perdido en tus pensamientos Leonard?

-Hola Julián.- Respondió abriendo los ojos.

-¿Has terminado de leer?

-Sí. Otro más… ¿Nunca has pensado que no es suficiente?

-No. No me gusta leer como a ti. Me gusta ver series, escuchar música, vivir…

-Oye Julián, cada libro leído es una vida vivida.- Contestó molesto.

-No quería ofender. Quiero decir que a mí me gusta la vida real.

-A mí no. Preferiría vivir dentro de los libros pero aun así, no soy ninguno de esos personajes… Acabaría siendo un personaje secundario sin importancia. –Suspiró, dejando de lado el libro.

-¿Por qué creas tu propia historia? Sal ahí fuera y haz aquello que te gustaría que pasara. Puedes crear tus propios momentos ¿sabes?

- Ya claro, chasqueo los dedos y podré volar…

-Entonces escríbelo. Si los libros siempre te dejan con esa sensación de vacío y de vidas que te gustaría tener, crea tu propia historia en tu mundo. Después de leer siempre te quedas vagando por quién sabe dónde. Podrías plasmarlo en papel y quizás hasta yo te lea.

- Sólo por eso merece la pena intentarlo.- Rió.

- Venga Leonard.-Le tendió la mano y ayudó a levantarse.- Vamos a sociabilizar. Te servirá para recoger datos y empezar a formar tu mundo.


- Es un primer paso.

FIN

martes, 20 de septiembre de 2016

Actualización

Buenas noches mis pequeñas estrellas:
Hoy he actualizado con un hiper mega ultra micro relato… relatín. Algo es algo jujuju
Draven sigue presente. La pobre con tanto latigazo no ha podido actualizar pero lo hará cuando le sea posible.

Por otra parte, pronto subiremos el capítulo 3 del comic de Pandora.

Como locurilla…  No se me ocurre nada. Me mantengo más activa en instagram que en cualquier otra red…. Lalalala.
Sed buenos o mi amigo el señor del saco de esparto irá a recogeros para la cena…
*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin


Dolores

La llamada que recibió Dolores apuñaló y dio fuerza a su nombre.  El hombre al otro lado de la línea seguía llamándola aún después de que el teléfono golpeara el suelo al resbalarse de su mano. Sólo cuando dejó de pedir atención el silencio llenó la habitación. La mujer exhalo aire, recogió el aparato y prometió que se reuniría con él en breves momentos. Subió a la azotea de su apartamento, se descalzó antes de subir a la cornisa y saltó. Dolores nunca faltaba a su palabra.

martes, 13 de septiembre de 2016

Actualización

Buenas noches mis ratoncitos hambrientos:

Hoy he apurado hasta los últimos minutos para actualizar. Aunque esté mal decirlo me gusta el relato que he escrito esta vez. Librería Scarlet. A ver si, lo sé, que no redacto bien, que podría haber hecho esto y lo otro y bla bla bla ajam, vale. Lo sé my littles mices pero para mí, después de lo que he escrito hasta ahora, este es el que más me gusta. La idea surgió de otra cosa que al final no he usado pero me vale porque a diferencia del resto de veces, esta vez no me he sentido postiza. Que sea bueno o malo es otro asunto en el que no voy a entrar.

La gallina de los huevos de oro, Draven, está en mi sótano castigada por eso no puede actualizar. SIGUE PRESENTE. No ha abandonado el proyecto, tampoco podría… sabe que la encadenaría jujuju.

Y esto es todo por hoy. La dominación mundial lleva más trabajo de lo que pensé y no deja mucho tiempo libre. See you…


*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin


Librería Scarlet

La decoración habitual de la tienda de Lord Scarlet era peculiar en comparación al resto de tiendas de la calle comercial. A diferencia del resto, su librería destacaba por su aspecto gótico y misterioso. Los que no entendían del tema especulaban sobre la estética. No era raro escuchar algunos comentarios de los transeúntes cuando pasaban delante del lugar.

 -Típico eso de las calaveras en la decoración.

-Uff ¿a qué huele? ¿Inciensos o cadáveres?

- ¿Harán reuniones satánicas de esas?

Ignorantes. Cada aspecto de la decoración tenía un significado real lejos de una estética comercial que buscase atraer a clientes partidarios de la estética oscura y/o esotérica. De vez en cuando gente de a pie “normal” se veían atraídos a entrar y echar un vistazo,  descubrir lo que en realidad había en su interior. Las paredes estaban cubiertas por cortinas de terciopelo roja que resaltaban las estanterías de nogal repletas de libros.  Algunos estabas expuestos tras vitrinas. No todo era papel y madera. Cristaleras protegían frascos y amuletos de diferentes creencias y procedencias. En un rincón estaban situados algunos accesorios que, quienes desconocían la verdad de lo oculto, confundían con simples adornos para completar su vestuario. La decoración iba acompañada de diferentes candelabros con velas encendidas por toda la tienda junto con lámparas de baja intensidad y estética acorde con el lugar. Al fondo había tres puertas de la misma madera que las estanterías y picaportes de piedra roja. Dentro, el decorado seguía en armonía con el resto de la tienda.

-Bienvenidos a la librería. Soy Lord Scarlet, ¿en qué puedo ayudarles?- Preguntó un hombre alto, delgado, de cabello moreno y barba anchor.

-Hola.- Respondió una universitaria vestida a la última moda. – Con ese nombre me esperaba un acento inglés o algo.

-Me crié aquí.

-¿Y el nombre? Scarlet es de chica ¿no? – Añadió la otra estudiante que entró.

- No creo que hayan entrado para saber sobre mi nombre. – Respondió el dueño sin perder la sonrisa de su rostro.- Pero estaré encantado de responder cualquier duda que tengan sobre mis productos y servicios.- Con gesto afable les señaló todo el local.

-¿Servicios? Como leer las cartas, la mano, ¿cosas así? – Preguntó la primera que se diferenciaba de su amiga en su larga melena rubia recogida en una coleta de medio lado.

- Cosas….- Murmuró el hombre sin ser escuchado.

-A mí me gustaría probarlo. Seguro que pasamos un buen rato.- Sugirió la que parecía más inocente de las dos.

-Cuidado.- Las interrumpió Lord Scarlet. –No son juegos. Si decidís contratar uno de mis servicios tenéis que estar seguras de ello y tener el respeto necesario para que no os pongáis en peligro.

-Por supuesto.- Se apresuró en responder la rubia echando una mirada nada discreta a su amiga.

-¿Peligro? ¿Qué quiere decir?

-¿Tienes miedo ahora Daniela? Has dicho que te gustaría probarlo.

-Sí, pero no creí que fuera peligroso…

-Si os burláis de lo desconocido por ignorancia podéis pagar un precio muy alto. No es malo temerlo y estáis a tiempo de dejarlo correr. – Advirtió el hombre.

-No no. Vamos a hacerlo. Ya que ella tiene miedo seré yo.

-Perfecto. Vayan hacia la puerta del medio y pónganse cómodas.

El dueño cerró la tienda y colocó el cartel “EN SESIÓN”. Se colocó una capa con capucha negra aterciopelada y entró en la sala donde le esperaban sus clientas. Ambas se habían colocado en las sillas de madera alrededor de una mesa redonda. Le miraron cuando colocó un candelabro con velas encendidas en el medio. Al sentarse mostró sus ojos color ámbar resaltados por las llamas.

-¿En qué consiste esto? ¿Dónde está la bola de cristal? -La rubia recibió un golpe de su acompañante como aviso. –Vale…

Lord Scarlet dio dos palmadas al aire. La universitaria de cabellos dorados chilló cuando la silla en la que estaba sentada comenzó a abrazarla. Salieron brazos de madera que la sujetaron con fuerza mientras su amiga había quedado ausente, mirando al vacío.

-¿Por qué nos haces esto? Pirado, ¡déjanos ir!

El hombre negó con un dedo.

-Tú amiga Daniela se irá de aquí sana y salva. No recordará que entró aquí contigo, solo que vino a echar un vistazo. Os avisé. Se paga un alto precio cuando tu ignorancia se muestra a modo de burla.

-¡No me he burlado!

-¿No? Te has sentado aquí pensando en que te leería la mano o “cualquier cosa” con la intención de ponerle pegas a todo. Ya que en esta zona no hay señal, el estado que has intentado publicar en las redes sociales para reírte de este lugar no ha podido ser publicado. Cuando os he avisado, tu amiga, más inocente que tú, ha sabido que no era buena idea pero tú, que deseas resaltar y mostrar que eres más que los demás, has decidido seguir. Tu intención era demostrar que esto era falso y grabarlo.- La joven se quedó petrificada al verse descubierta.- Sí, sé que tienes, bueno, tenías tu teléfono preparado y que ella – señaló a Daniela.- Ha intentado convencerte de que no lo hicieras. Inocente pero respetuosa. Eso le ha salvado.

-¿Qué vas a hacerme? Me buscarán, te pillarán, irás a la cárcel
.
-¿Vas a decirme que si te dejo ir no se lo dirás a nadie? Eso es mentira.

La silla envolvió todo su cuerpo, silenciando sus gritos. Luchaba por salir y la silla golpeaba contra el suelo por los movimientos.

-Lord Scarlet.- Un joven pálido y rubio abrió la puerta.- No puedes hacerlo. En estos tiempos se vuelcan en buscar a jóvenes desaparecidas.

-Gideon… Me veo tentado a ignorarte. Este tipo de gente saca lo peor de mí.

-Conmigo no tienes que mentir. Esta es tu parte más amable.

El moreno dio dos palmas de nuevo. La silla liberó a la chica a quien golpeó la frente con la palma de la mano. Ambas estudiantes salieron de la tienda en estado ausente y una vez que cruzaron el umbral de la puerta continuaron hablando como si nunca hubieran entrado allí. Las observaron continuar su camino por la calle comercial. Cuando pasaron junto a un edificio en obras se escuchó un gran estruendo. La grúa falló. El silencio del momento fue roto por el grito de una chica, el polvo se disipó descubriendo una melena rubia teñida de sangre bajo los escombros.

-No ibas a dejarlo pasar ¿no?

-Ya conoces la respuesta Gideon.


FIN

martes, 6 de septiembre de 2016

Actualización

My sweet souls…

Septiembre ha llegado y volvemos a la carga. Esta vez actualizo con relato corto. Me ha costado la vida conseguir escribir algo. Como siempre digo, mi objetivo es practicar y mejorar escribiendo, con suerte lo conseguiré algún día.

Draven está trabajando en varias ideas. Su tiempo libre es limitado pero no se ha olvidado y pronto la tendremos por aquí de nuevo.

Esto sigue en marcha y de nuevo, la dominación mundial no descansa…

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin