martes, 25 de octubre de 2016

Actualización

To my stars into the dark:

Uffff hoy no es que estuviera en hoja en blanco… ¡Tenía toda una biblioteca!
Me cuesta bastante encontrar la voz del narrador. En mi mente hay una lucha entre “quiero que parezca…” contra “el texto pide…” Y eso ignorando el resto de luchas simultáneas que hay sobre distintos temas. Sí, mi cabeza es un completo y agonizante caos.

Como ya he escrito en otras ocasiones, tengo mucho problemas y falta de talento para escribir pero ¡Eh! Como repito en cada actualización, para esto uso el blog. Obligarme a escribir, reescribir,  practicar y quien sabe, puede que incluso mejorar.

El capítulo de hoy: Leyendas: Jazmín.

Voy a crear la etiqueta “Mensajes para Draven” así cuando pueda, leerá las amenazas de… mensajitos cutes and sweets que dejo. O una sección única y exclusivamente para eso jujuju. Miss you.

Y como ya es costumbre, me voy a mis quehaceres para dominaros a todos. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: Jazmín

Cuando vives en un pueblo, sentir olores repentinos de diferentes orígenes no es raro. De alguna manera estar acostumbrado a ello te da cierta protección. Pero cuando no es así, corres mayor peligro de ser atrapado. No es inesperado escuchar en las noticias desapariciones. La cobertura no llega a todos los rincones y menos en la naturaleza sobrenatural. Ya sea haciendo senderismo, trekking o un simple paseo por el campo, debes tener cuidado.

Un día como hoy, o como el que fue ayer o como el que será mañana. Un día en que la lluvia ha dejado paso a un sol tímido. O una tarde en la que el viento te regala un momento de placer para que olvides el calor. O puede ser una noche de verano en la que os apetece dar un paseo bajo las estrellas. Cuando menos te lo esperes ahí estará. El aroma a jazmín.

Primero lo notarás leve y sentirás un escalofrío en la nuca. A cada paso que des, el olor se intensificará. Escanearás tu alrededor con la mirada perdida sin saber que buscas.  Seguirás adelante. Un cosquilleo en tus oídos bajará por tu espalda junto con la necesidad de rozar tus labios. Oirás crujir la tierra bajo tus pies, que junto con tu respiración, serán los únicos sonidos que percibas.  El abrazo de la fragancia te robará los restos de conciencia que te queden y seguirás. Seguirás adelante. Tropezar con pequeñas ramas no te frenará.  Apretarás la lengua contra el paladar creyendo que eso va a alargar tu deleite. Tus manos arañarán la corteza  de los árboles. Tus pertenencias te resultarás molestas e irás deshaciéndote de todo lo que lleves encima. Mochila, ropa, calzado... Pronto esas miguitas de pan se quedarán muy atrás. No sentirás dolor, sólo anhelo y una inevitable ansia por grabarlo en tu piel. Tus pasos serán húmedos. Dejarás marcas de sangre en todo lo que toques y el olor a jazmín aumentará. Te sentirás abrazado, creerás que estás besando sus pétalos y reirás. Por fin lo habrás conseguido. Estarás rodeado por las flores y la sombra de los árboles. No podrás distinguir si es de día o de noche. Tus carcajadas flotarán en el aire junto con una risa aterciopelada. Disfrutarás del gozo del momento tumbado sobre las plantas y ahí es dónde te ahogarás en tu propio placer. La tierra obtendrá su regalo prometido y te engullirá.


Y fin. Nadie, jamás, volverá a saber de ti. Serás una flor más en el jardín de Jazmín. 

martes, 18 de octubre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Escribí el relato de "Leyendas: Zapatillas" con Haku, el perro de la familia, ladrándome para que le hiciera caso. Por tanto, como excusa del resultado le echaré la culpa a él.

Draven os manda besos. Ella es así de cariñosa. Como chivatazo os diré que está planeando un nuevo proyecto. Estoy deseando leer más de ella. ¡A quien vamos a engañar! Es quien le da nivel al blog por tanto, mientras siga missing, mis ascuas apenas dan lumbre para calentar esto.

Y como va siendo habitual, me voy a monear por instagram, luego blogs y luego a los quehaceres de dominación.

                        See you


*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin


Leyendas: Zapatillas

A veces las leyendas tienen el origen más tonto que te puedas imaginar. O es tan básico que nadie hubiera creído que es real. Seguramente esto también influyó para que dejaran de ser temidas.

No juegues con zapatillas a las cinco de la tarde.

No me sorprende que nadie crea esta historia o sea objeto de burla. En los tiempos que corren es difícil que alguien se fíe de esta advertencia como tal. Los niños van al parque y juegan, los padres les vigilan o se unen a ellos. Prohibir su uso a una hora específica es imposible. Mucho menos cuando el aviso se toma por broma.

Daniel era un niño muy tranquilo. Su madre presumía ante otras de lo obediente que era y los halagos que siempre recibía de sus profesores. Lo que no contaba era las burlas que su pequeño de diez años recibía. Estaba cegada por las apariencias y definía la soledad de su hijo como la superioridad de disfrutar del lugar. “Un niño fuerte no se queja.” “Un niño debe aprender a ser hombre.” “Un niño bueno siempre obedece.” Y un largo etcétera de reglas insanas que no ayudaron al pequeño.

Como cada tarde, Daniel se sentó en el columpio más apartado mientras su madre hablaba  en la distancia con el resto de mujeres. Miraba fijamente sus zapatillas y recordó las palabras de su madre: “Nunca juegues con los cordones desatados.” El chirrido de los columpios se mezclaba con los gritos de juegos de los demás. Les miró fijamente y se imaginó formar parte de ellos como un igual.

-Eh rarito.

Se encontró con la mirada de los tres niños que siempre se burlaban de él.

-¿Quieres jugar con nosotros?

Daniel, que nunca tuvo maldad, creyó que por fin iba a tener amigos y asintió entusiasmado.

-Entonces ve a por el balón. Se ha ido al otro lado de la calle, ¿lo ves?

El pequeño asintió de nuevo y corrió hacia allí. Lo veía claramente, en medio del pequeño jardín frente a la iglesia. Estaba emocionado por formar parte del juego. Daniel, que siempre hacia todo correctamente, olvidó las reglas que siempre seguía y no miró antes de cruzar. Se pisó los cordones de las zapatillas al tiempo que pasaba un coche. El frenazo terminó con un golpe seco que dio paso a los gritos de pánico de los testigos. Una de sus zapatillas cayó delante de él. Recordó una última vez las palabras de su madre mientras el reloj de la iglesia marcaba la hora de la merienda.


Pasó bastante tiempo antes de que el parque volviera a llenarse de vida tras lo que ocurrió. Todos olvidaron aquel terrible accidente salvo por un pequeño detalle. Todo aquel que jugase con los cordones desatados, sufría un pequeño accidente.

-Es cosa de Daniel.- Musitaban.-Lo dijo antes de morir:

“No juegues con zapatillas a las cinco de la tarde.”


martes, 11 de octubre de 2016

Actualización

Good night my little souls:

Esta vez inicio un relato de diferentes historias. Leyendas. Los capítulos serán relatos cortos y por eso están en dicha sección. Por otra parte, tengo una idea para un relato largo que quiero planificar bien antes de hacer nada porque ya sabemos cómo sería el resultado. ¿De que va? La idea me vino con un sueño... ¿Dónde está mi banda sonora de Disney?

Posiblemente estas actualizaciones sean charlas con mi concien… con uno de los bichitos de mi cabeza pero bueno, quien sabe, quizás hasta nos leais de casualidad.

DRAVEN los Reyes Magos dicen que te controles un poco, que con el cargamento de carbón que están acumulando para entregarte no saben si pasarán por aduanas.

Y como siempre me voy a mis quehaceres de dominación. See you.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

Leyendas: Inicio

Hoy en día la gente ya no tiene miedo de las fantasma. Las leyendas urbanas han sido eclipsadas por los miedos sociales, las noticias, las guerras lejanas (cuando les salpican), los estereotipos y un millón de cosas más lejanas a lo sobrenatural. Los niños ya no se reúnen en corrillos bajo las estrellas de verano para contarse las nuevas historias de terror. No, ahora se reúnen allí donde pillan wiffi y no se miran a la cara. En realidad no importa mucho. Que ya no se trasmitan de boca en boca o sean objeto de broma no borra su existencia. Las leyendas siguen aquí, todas y cada una de ellas. Si, sufren modificaciones y son cuestionadas pero aquí están. Estos mitos tienen base real y siguen siendo causas de muertes actuales. Casos resueltos en falso o sin resolver, desapariciones, cambios bruscos y repentinos en personas junto con un largo etcétera. Si volvieran a creer, si no se volviera la espalda a la puerta de lo esotérico, el mundo tendría una visión más grande. Quizás piensen que viviendo así es vivir con menos miedo y si, puede ser verdad. Pero también es cierto que no lo ha hecho menos peligroso. Ahora la sociedad vive desprotegida de las amenazas ignoradas.

Bien, ya aclarado este asunto, o mejor dicho, dejando de lado un posible debate sobre lo expuesto, me declaro narrador de leyendas. Porque ¿cómo si no se llegan a trasmitir los hechos en los casos sin supervivientes? Siempre ha existido alguien conectado a otros mundos, esferas, llamémoslo X. No importa la cultura, raza, religión ni fecha. Otro punto aclarado y del que elijo ignorar las opiniones en contra de ello.


Demos paso a las historias. Recuperemos el miedo de saber lo que puede pasar si no miramos atrás cuando en la oscuridad notamos ese algo que no nos gusta nada.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Actualización

Buenas noches my Little souls:

Draven os manda saludos, besos y una pequeña súplica para que la ayudéis a escapar del sótano donde la tengo encerrada. Pobrecita… la oscuridad la confunde. No es un sótano….

Creo que me voy a decantar por seguir escribiendo relatos cortos. Me está sirviendo para practicar y no rallarme por como desarrollo la idea. Si, mal. Debería preocuparme por desarrollar mejor los relatos cortos pero en mi defensa diré que sí lo hago pero con más despreocupación… Y que hago lo que me da la gana muahahahaha

Bueno me voy a monear a instagram antes de volver a la tarea de cada día, ya sabéis, la dominación del mundo y tal.

*´¨)                 
¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)

(¸.•´ (¸.•` ¤ Shin

martes, 4 de octubre de 2016

Eileen

El sol del atardecer atravesaba la nube de polvo que levantó un tractor al pasar. Las uñas sobre las piedras del pastor alemán espantaron a los pocos pájaros que no alzaron el vuelo.  

-No sé por qué espero no encontrarte aquí cada día.- Comentó una voz femenina silenciando el crujido de las ramas por su peso.

-Y aun así, vienes cada día a encontrarme. Hola Eileen – Mostró una amplia sonrisa en su rostro pecoso.

-Hola Mael.- Respondió con timidez y escondió la cara entre las hojas de las ramas donde se apoyaban.

-No puedo evitarlo, -volvió la mirada hacia el camino de tierra- me gusta ver cómo trabajan los humanos. Los ancianos me contaron que antiguamente ellos también trabajaban manualmente.

- ¿Te gustaría formar parte de su mundo?

-No lo sé. Hay humanos interesantes. Nuestros mundos son diferentes. Si fuéramos parte de ellos lo llamaríamos culturas distintas. Podríamos intercambiar información y mezclarnos.

-¿Quieres mezclarte con ellos?

Mael no respondió. La rama crujió al colocarse de pie sobre ella y saltó a otro árbol.

-¡Sígueme Eileen!

Ella no protestó. Como si viera las  huellas de su amigo en el aire le siguió, apartando las hojas que caían como una lluvia otoñal. No dejó de pedir que le siguiera. Cada vez que escuchaba su nombre en los labios de Mael la piel de la joven hada se erizaba. Eileen imaginó lo que cada pálpito le gritaba, pero no fue más que una ilusión. Aquel romance que esperaba sólo fue una fantasía que terminó con las garras de su amor atravesándola el pecho.

-No llores Eileen, yo también quería tu corazón.