martes, 23 de mayo de 2017

Nana

Una joven de cabello corto tarareaba una nana inventada mientras acunaba algo entre sus brazos. El sol del atardecer se reflejaba en las motas de polvo que flotaban en el aire, dando aspecto a la atmósfera del momento. Su pelo cobrizo cambiaba de tonos con cada movimiento, en contraste con la luz, parecía estar envuelta en un aura de divinidad.


El tiempo avanzaba dando paso a la noche, pasando el relevo a la luna. La joven enmudeció cuando el bulto que sujetaba comenzó a moverse. En un rápido movimiento, aquello saltó de su agarre, desplegó unas enormes alas translucidas y salió por la ventana en dirección a la luna. Atrás dejó una nube de polvo flotando en el aire con una nana de fondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario